Iba a colgar la ropa, pero en vez de eso, te abracé.

Hoy, mi paciencia se estaba agotando. Todo lo que pensaba era tener unos minutos para mí misma. Pero como te has quedado dormido a mi pecho, ¡era una elección fácil de la interminable lista de cosas para hacer!
PERO EN VEZ DE ESO TE ABRACÉ.
 Iba a poner el lavavajillas, lavar y recoger el fregadero rebosante.
PERO EN VEZ DE ESO TE ABRACÉ.
Iba a recoger la ropa ¡que llevaba tiempo en la secadora una y otra vez dando vueltas! También iba a poner La lavadora con la ropa que se lavó anoche.
PERO EN VEZ DE ESO TE ABRACÉ.
Iba a darme mi bien merecida ducha y quizás secarme el pelo y si tenía suerte pintarme un poco.
PERO EN VEZ DE ESO TE ABRACÉ.
Iba a contestar unos correos del trabajo y algunas llamadas que debería haber contestado hace dos días.
PERO EN VEZ DE ESO TE ABRACÉ.
Iba a pasar la aspiradora por la alfombra y recoger algunos juguetes.
PERO EN VEZ DE ESO TE ABRACÉ.
Iba a llevarte arriba y dejarte en la cama. Estoy casi segura que no te despertarás. Quizás estabas más cómoda en la cama.
PERO EN VEZ DE ESO TE ABRACÉ.
Verás, tus pequeñas piernas ya están saliéndose en la silla, ¡ya que parece que fue justo ayer cuando tus pequeños dedos aún estaban descansando sobre mi estómago!
Tu dulce respiración y tus pequeñas manos cayeron tan perfectamente a mi alrededor. Sin embargo, pronto preferirás estirarte en tu propia camita.
Resulta que mis planes para esta época no iban a lograr lo que tengo aquí en mis brazos.
Encontré mi calma y la paz y la satisfacción aquí mismo, ahora mismo, por una simple elección …
PERO EN VEZ DE ESO TE ABRACÉ.

Este es el link original de Regan Long:

Nos ha gustado mucho y hemos intentado traducirlo lo mejor que hemos sabido. Esperamos que os haya gustado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.