LACTANCIA MATERNA Y YO. 23 ENERO 2019

En la pasada sesión del taller de familia y lactancia del 23 de enero, tratamos el tema LACTANCIA MATERNA Y YO. Los puntos que tratamos son:

Refuerzos positivos y negativos. Formas de gestionar mis emociones.

CONFLICTOS PERSONALES. TÉCNICAS DE AFRONTAMIENTO ANTE EL ESTRÉS. PENSAMIENTO Y REFUERZO POSITIVO. AUTOCONFIANZA.

FORO DE DEBATE Y PUESTA EN COMÚN PROPUESTAS DE MEJORA Y EVALUACIÓN

A continuación, os resumimos los casos prácticos que surgieron en la sesión. Os esperamos esta semana con otra sesión de familia y lactancia.

TALLER DE FAMILIA Y LACTANCIA. Casos prácticos.

Mamá que repasando el día al llegar la noche, hace balance y piensa en lo mal que ha funcionado el día. Se levanta cansada, frustrada por las cosas que aún no ha conseguido y pasa el día estresada y malhumorada. Ante comentarios de ayuda procedente de la pareja o familiares, se muestra más bien a la defensiva, y acaparando al niño para dar sensación de control. Dejando poco espacio a los demás (teniendo en cuenta que en general, los bebés y lactantes demandan con frecuencia estar con sus mamás casi en exclusividad).

Ante un pensamiento propio que sea negativo hacia nuestras decisiones vinculadas a la lactancia, nuestra cadena de acciones RECOMENDADAS debería ser:

  1. Destensar la situación. No respondernos sin pensar. Usar el silencio ayuda a respirar y eso es lo mejor como primera respuesta, y tomar conciencia del pensamiento que hemos tenido y si es del todo correcto. NO PRECIPITARTE Y RELAJARTE.
  2. Relativizarlo y ponerlo encima de la mesa desdramatizando la situación. Tendemos a hacer las cosas más grandes de lo que son en esta etapa de la crianza. Valorando sólo lo negativo, RESALTAMOS lo que nos sale mal o LO QUE no nos sale como lo habíamos programado. A veces nos juzgamos hasta de cosas que no hemos tenido responsabilidad en el resultado. REFLEXIONAR CON LA MÁXIMA OBJETIVIDAD POSIBLE.
  3. RESPETARte. Quererte. Perdonarte. Valorarte.  
  4. Dialogar con calma del asunto. Elegir el momento y el lugar. A veces es mejor dejar pasar unos minutos o días para abordar algunos temas que pueden complicarse si se tratan en un mal momento. Si no hay respuesta posible, busca ayuda rápido antes de que la idea de no poder, se apodere de ti. Puedes con todo lo posible, con lo imposible o con lo que no depende de nosotros solamente, debemos pedir ayuda. Elige un aliado y trata con él/ella el asunto con sinceridad, confianza y asertividad.

Esto mismo lo debes poner en práctica cuando ayudes a otras mamás.

Si una madre que nos pide ayuda o consejo, no siente este calor, respeto, valoración, dialogo libre y sin juicios, probablemente no se acerque más a ti, o al hacerlo, irá sintiendo cada vez menos confianza en sí misma y tenderá a creer que no sirve o no sabe hacerlo sin que tu estés presente en sus pensamientos.

AYÚDALA A QUE SIGA LOS PASOS ANTERIORES. SIEMPRE FUNCIONAN

MANEJO DE RABIA ANTE UN ATAQUE DIRECTO DESDE EL EXTERIOR:

HAY 3 OPCIONES QUE NOS PIDE EL CUERPO Y LA MENTE:

  • OPCIÓN 1: ENFADARNOS TAMBIÉN Y CONTESTAR. NO RECOMENDABLE EN NINGÚN CASO Y MENOS EN FAMILIA. Los conflictos en familia siempre crecen como árboles, implicando a más “ramas”.
  • OPCIÓN 2: DEBATIR EL COMENTARIO CON RAZONAMIENTOS. Sólo si la persona que nos ataca es de nuestra confianza y sabemos que nos comprende y escucha. Si no es así, no sirve de mucho.
  • OPCIÓN 3: LA MAS RECOMENDABLE: DEBATIR EL SENTIMIENTO DE LA PERSONA Y NO EL CONTENIDO.  No entrar a debatir en lo que dice sino en cómo lo dice y porqué lo dice.

Ejemplos.

Caso 1. Si un familiar indica que la teta influye y hace a los niños poco independientes. O resta espacio a la pareja.

Una persona de nuestra familia nos dice que amamantar va a hacer a nuestro niño muy dependiente de nosotras. Ponemos en marcha la cadena de respuesta …

  • Relajar, reflexionar y respetar.
  • Si es el mejor momento, contestar devolviendo el sentimiento que le lleva a decir eso: – “veo que te preocupa que la nena sea independiente. En ese caso me alegro de que me quieras ayudar, ya que a mí también me preocupa mucho su educación. Me he informado muchísimo al respecto y te sorprenderías de lo autónomos que son de mayores. No puedes imaginar lo buena que es la teta para la autonomía y encima han demostrado que los hace más listos. La decisión de amamantar es de sus padres, pero agradezco que te muestres preocupado y que me quieras ayudar. Necesito que respetes nuestras decisiones que no son como tú dices. En adelante te agradezco que no me digas nada de la teta sin consultar antes con expertos como lo he hecho yo. Hay muchos mitos que son mentira y hacen mucho daño. Hablaré con tu hermano por si es cierto que siente lo que tú dices y de ser verdad hablaremos nosotros sobre el tema. Gracias por preocuparte.

Caso 2. Ante un caso de llamada de atención por lactar en público.

ASERTIVIDAD

    1. Describir el comportamiento. Veo que te preocupa que dé teta en tu tienda. Parece por lo que me dices que te provoca vergüenza o escándalo.
    2. Expresar emociones y sentimientos propios. Me produce mucha tristeza no poder amamantar y tener que oir comentarios que me hieren, y no me gusta que me llamen la atención por algo inofensivo.
    3. Expresar necesidades por esas emociones. Mi hijo toma pecho a demanda y es nuestro derecho poderlo hacer en cualquier sitio.
    4. Enunciar siempre lo que se desea del otro y SIEMPRE EN POSITIVO. Voy a ejercer mi derecho de hacerlo y te pido que lo respetes sin entrar en conflicto con los intereses de tu local.

Asóciate rellenando este formulario y forma parte de este gran equipo de madres y padres que ayudan a una lactancia feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.