Mi #historiadeLactancia: Pilar Aguilera

Tras el paso por el Congreso FEDALMA2018, por Priego de Córdoba, conocimos a la maravillosa Pilar y ahora paso a compartir su historia de lactancia.

FUENTE: http://lactanciapriegomejormamar.blogspot.com.es/2015/06/mundo-mi-nombre-es-pili-y-soy-la-presi.html?m=1

Mi historia de Lactancia: Pilar Aguilera

Queridísimas mamis (y papis, ¿por qué no? También para vosotros es este espacio, ya que cuento con que muchos de vosotros lo leáis de forma activa o, quizás, más bien pasiva «mira niño, mira lo que pone…» ¿Os suena?) Después de la única y maravillosa entrada con la que nos ha obsequiado nuestra estupenda Amparo nos encontramos ante un dilema: ¿¿cómo seguir?? Sabíamos que queríamos dedicar este blog para contar historias de lactancia, vuestras historias de lactancia, pero ¿cómo empezar? Tenía que ser una historia única, cercana y a la vez emotiva. Y un nombre vino a nuestra mente: nuestra queridísima Pilar, ya que, si Amparo es el cerebro de la asociación, nuestra Pili es su corazón. Por ello, le pedimos que nos regalara un pequeño pedacito de su intimidad. Y ella, tan estupenda como siempre, ha conseguido desnudar su alma en tan sólo unas líneas. Espero que os guste tanto como a mí y que disfrutéis con su lectura. ¡Aviso! Es posible que os emocionéis.

¡Hola, mundo! Mi nombre es Pili y soy la «presi» de Lactancia Priego Mejor Mamar, y mamá de Javi y Mar. Os cuento mi historia de lactancia:

Allá por el 2010 nació Javi. Había leído, había oído hablar…. Me compré el libro de Carlos González, o sea, que me creía que entendía y que iba preparada. Cuál fue mi sorpresa cuando mi parto no fue como me esperaba. Ahora que sí que estoy informada me doy cuenta de todos los errores, pero bueno …

No tuve piel con piel, no me lo puse al pecho. Pensaba: «qué bueno que es que no llora …» Y no era así. Estaba deshidratado el pobre y en un día me había perdido 200 g, que es mucho para un bebé de 2750 g. Se me quedó en 2550 g????. Así que mi pobre Javi estuvo sus primeros 10 días de vida metido en una cunita fría, sin su mamá, con mogollón de cables y sin su Teti … Sólo podía verlo cada tres horas (que ahora sé que las mamás tenemos el derecho, repito DERECHO, de no separarnos, si no queremos, ni un segundo de nuestro bebé). Lo pasé muy mal, él no paraba de llorar, yo … no paraba de llorar. Mi madre lloraba más que los dos juntos. Menos mal que tengo un compañero de viaje a mi lado que me apoya a tope y me sabe poner los pies en el suelo y ver lo positivo de la vida …. Fueron unos días muy, muy malos. Aún me acuerdo y me emociono. Bueno, pues imaginaos, allí le dieron leche de fórmula, chupete, biberón, … Mucho de eso y poca teta. Llegamos a casa, yo muy frustrada porque, ante todo, quería dar teta …

Me costó muchísimo que se enganchara el pecho, utilicé pezoneras, me salieron unas grietas horrorosas, tuve mastitis, … Y lo peor de todo: perdí la confianza en mí porque pensaba (ahora sé que no era así) que mi bebé se quedaba con hambre, que mi leche no era buena, que no servía …. y «depresión de caballo».

Un día que iba dando un paseo me encontré a Gertru, una persona de las que hay pocas, y se acercó a ver a Javi porque nos conocíamos, y ya le conté todo. Esa misma tarde vino a mi casa, me enseñó muchas de las cosas que ahora sé, me dio su apoyo incondicional y su sabiduría. Me enseñó a poner a Javi al pecho, gracias a sus consejos desapareció «la lata», desapareció el chupe, las grietas y la desconfianza en mí y empecé a disfrutad de mi lactancia.

¡¡¡Siempre te estaré agradecida Gertru!!!

Mi prima Mari también me ha apoyado mucho y me daba sabios consejos, pero como la confianza da asco, tuvo que venir Gertru a devolverme mi confianza. Menos mal, porque si no, a lo mejor hoy no estaría escribiendo esto.Después de todo lo mal que lo había pasado tenía unas ganas tremendas de contarle al mundo todo lo que había aprendido. Había y hay mucha falta de información. Quería ayudar, compartir, enseñar, apoyar, …

Y me llamó Amparo. Os juro que cuando me llamó y fui a la primera reunión se me saltaron las lágrimas de veros con vuestros bebés y de sentirme útil, para poder ayudar. Gracias, Amparo, por ser tan buena profesional y tan bellísima persona. ¡¡Muchísimas gracias!!

Y llegó Mar, y no veáis que diferencia una lactancia con otra … Desde primera hora, piel con piel y sí, me salieron grietas, pero… nada que ver. Porque sabía, porque tenía apoyo, y porque confiaba en mí.

Y aquí estoy para ayudaros e informaros. La información es muy importante y el apoyo también. Deciros que disfrutéis de vuestros bebés, que el tiempo pasa volando, que los cojáis en brazos y los beséis todo lo que os dé la gana, que son vuestros y eso no es «malcriar». Eso es bien criar, mal criar es insultarlos, golpearlos, humillarlos, ….

Que no hagáis caso a los opinólogos, que confiéis en vosotras. Sois mamíferas y estáis diseñadas para eso. Y cuando os pregunten: » ¿todavía le das el pecho? Contestad: Le daré hasta que me salga de las tetas.

Pilar Aguilera, Presidenta de Lactacia Priego Mejor Mamar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.